15 febrero 2007

Diatriba contra Pachelbel

Hay algunos ejemplos de claro desgaste en la Historia de la Música. Una de las obras musicales que nunca escucho por voluntad propia debido a este desgaste es el Canon de Johann Pachelbel. Creo que la primera vez que lo escuché me fascinó. Cuando salí del cine de ver la oscarizada Volver a empezar de José Luis Garci recuerdo un importante empacho de Canon. Y desde ahí en adelante son tantas las veces que en publicidad, cine, televisión se ha utilizado en todas las versiones posibles que ya no puedo escucharlo con gusto.

Supongo que todos sabéis que un canon es una composición musical que está basada en la imitación. Una voz (vocal o instrumental) interpreta una melodía y el resto de las voces entran sucesivamente con la misma melodía, de tal modo que todos cantan lo mismo pero a destiempo. El Canon de Pachelbel, además de esta melodía que todos interpretan tiene un bajo ostinato, que no es otra cosa que una frase musical en la línea del bajo que se repite obsesivamente durante toda la composición. El bajo ostinato del Canon de Pachelbel está formado por ocho notas que no varían en los cuatro minutos que aproximadamente dura la composición. Las ocho notas que son la base de los ocho acordes del acompañamiento han formado la armonía de cientos de canciones en todos los estilos. Podéis verlo en este vídeo... y comprobaréis que no soy la única que se ha cansado del pobre Pachelbel, que aparte de este raído Canon escribió numerosas obras muy interesantes y tan dignas de ser interpretadas, grabadas y escuchadas como su famoso hermano.





¡Gracias, María!
Con cariño, para mi ¿futuro? violonchelista...

3 comentarios:

Antonio dijo...

Yo tengo una versión del "Canon y giga" (no sé si será por el empacho, pero me gusta más la giga que el canon) que se aleja bastante de esa versión edulcorada que nos han legado (creo) los intérpretes románticos y neorrománticos. Mi versión suena más parecida a cómo la debió concebir Pachelbel... A ver si me acuerdo y la pongo por aquí...

Marian dijo...

Tienes razón: la interpretación influye mucho. La que he puesto aquí (perdón por la omisión) es de la Academy of St. Martin in-the-Fields, con Neville Marriner, así que es un punto intermedio: sin ser una versión de las historicistas (que supongo que será la que tú propones: ¿la pones en tu casa o en la mía?), es bastante fiel al estilo. La música barroca tiene muchas visiones y revisiones, aunque reconozco que a veces lo más "riguroso" no se ajusta a mi gusto personal, aunque esté feo decirlo. Prefiero las obras para clave en piano... el clave, en el bajo continuo es insustituible, pero como solista me cansa. En cambio la misma obra, en versión pianística, no dejaría de escucharla. Ya pondré algún ejemplo por ahí.
Espero tu versión, por si me reconcilias con Herr Pachelbel...

Antonio dijo...

Ya está puesto en mi blog. Chao.