16 junio 2007

¿Qué importancia tiene para vosotros y vosotras la educación musical en la formación de una persona?

Recojo la pregunta de Javier Monteagudo, y respondo con un artículo que me envió un compañero de profesión y de reivindicación, Manuel Riera.


La música en la educación secundaria obligatoria

Ahora sí, ahora no,

Ahora te quito y ahora te pongo.

Dejadme a mí la música y no me preocuparé por las leyes.

Platón

Parece que con la L.O.G.S.E. nuestros políticos, encargados de conformar el sistema educativo, crearon dos vías paralelas respecto a la asignatura de Música: por un lado, la necesidad de esta materia, como complemento imprescindible para la educación y, por otra parte, la asignatura perfecta para actuar de comodín, cada vez que sea necesario. “Ahora te quito, ahora te pongo”. “Ahora la música sí, ahora la música no”.

¿Qué van a pensar nuestros alumnos de la asignatura de Música y de los profesores de esta materia, si para las altas esferas “educativas” la música no es más que el eslabón que se puede quitar y poner cada vez que sea necesario sin que, según ellos, la cadena de la educación se rompa? Y si esto es así, ¿para qué sirven todos esos Reales Decretos que aparecen en el currículo? ¿Para adornar el papel y quedar bien? Porque es evidente que la realidad sólo son palabras en un papel. ¿Es así como la administración estimula a los profesores, para que tengan una alta autoestima y acudan motivados a las aulas?

Desde que la música se implantó en nuestro sistema educativo como asignatura obligatoria, no ha pasado ni un solo año en que los profesores de esta disciplina no se hayan reunido y manifestado, para que la dignidad de esta asignatura, junto a sus horas, puedan salvarse. Cada vez que las siglas políticas cambian en nuestro país o en las distintas autonomías, la música, junto a otras asignaturas, comienza a ser amenazada. No obstante, también se producen situaciones positivas, porque paralelamente a estas manifestaciones se recuperan las amistades casi olvidadas de un año para otro. Así que, gracias a estos “pensadores – políticos – educativos” la amistad dentro de nuestro gremio nunca desaparecerá, a consecuencia, precisamente, del continuo trabajo de preparación conjunta como cursos, manifestaciones y huelgas que todos los años no tenemos más remedio que realizar, vamos, lo que se llama trabajo en grupo.

Según el Real Decreto de enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria, del 29 de diciembre de 2006, la música contribuye de manera importante al desarrollo de la competencia para aprender a aprender, mediante la interpretación instrumental, vocal y corporal, que potencian capacidades y destrezas como la atención, la concentración y la memoria. A lo que podemos añadir, el desarrollo psicomotor, la creatividad y la sensibilidad, entre otras muchas.

La música permite desarrollar en los alumnos la capacidad de escuchar, lo que proporciona un desarrollo de la memoria auditiva, imprescindible junto a la memoria fotográfica para el proceso enseñanza-aprendizaje. Por tanto, con la música se produce una mejora en la atención y la recepción de las explicaciones orales para el estudio personal. Asimismo, la práctica consciente de la escucha hace que los alumnos aprendan a canalizar la información, interiorizando la información que les llega desde el exterior y reforzando así la memoria en todos los ámbitos. Sin olvidar la función terapéutica. Así pues, la música es una de las asignaturas más polivalentes, lúdicas y educativas.

La creatividad es otra de las facetas que la música desarrolla en los alumnos, sobre todo tras la práctica activa de la improvisación, sin llegar a olvidar el desarrollo de la sensibilidad artística, que va paralela a la sensibilidad social y que tan necesaria es en nuestra sociedad.

En cuanto a la polivalencia de la asignatura, sólo debemos remontarnos a la antigüedad clásica y recordar las palabras de nuestros filósofos más antiguos, para así comprender la asociación y el paralelismo de nuestro arte con las demás asignaturas, entre ellas las matemáticas. Leonard Euler (1707-1783), matemático suizo, cuyos trabajos más importantes se centraron en el campo de las matemáticas puras, afirma que la música es ciencia matemática. Lo mismo ocurre en la actualidad, con personajes como el teórico ruso Joseph Shillinger, quien considera a la música como una rama paralela de las matemáticas.

Los números son las cosas: ahora bien la música es número. El mundo es música; el cosmos es una lira sublime de siete cuerdas

Pitágoras

Pues bien, si todo esto es así según los grandes pedagogos y filósofos, ¿cuáles son las razones que barajan las administraciones de educación, para que, tras la amenaza constante de “ahora te quito, ahora te pongo hayan conseguido convertir a la música en la “maría” número uno de la educación. Y para más INRI, ahora seguramente serán nuestros propios compañeros los que decidan si hacemos más o menos horas. ¿Será esto una prueba para demostrarnos a nosotros mismos la capacidad de comprensión hacia los demás o simplemente lo que se pretende es que se ponga todavía más de moda el término “Crispación”?

“Pensar que el futuro es de color de rosa es algo tan biológico como las fantasías sexuales…Apostar por la esperanza ante la incertidumbre es tan natural en nuestra especie como andar con dos patas”

LIONEL TIGER,

El optimismo, 1979

Por tanto, no nos queda más remedio que no perder la esperanza y ser optimistas, porque estoy seguro que algún día llegará la cordura y la coherencia a nuestra educación y nuestros políticos, que demuestran estar todavía en periodo de formación, es decir, en un momento de enseñanza-aprendizaje, por fin aprendan y nos dejen tranquilos, a nosotros y principalmente a nuestros alumnos, para que de esta manera lleguemos a nuestra aulas con la motivación suficiente para sentirnos orgullosos de nuestra asignatura, transmitiendo así a los alumnos ese optimismo y motivación, que hoy brilla por la ausencia.

La música educa
Aristóteles

Manuel RieraMartínez
Prof. Asignatura de Música
IES “Pintor Rafael Requena”
Caudete

Ana Pazos también responde a este meme en su blog.