28 julio 2007

El Carnaval de los Animales, de Camille Saint-Säens (XIII). El cisne


Un cisne nada lentamente, casi sin moverse, posado sobre su propio reflejo en el agua. Muchos coincidiréis conmigo en que es una de las estampas más bellas con que nos regala la naturaleza. La elegancia de las formas y el pausado movimiento de este animal han sido siempre una fuente de inspiración, y Saint-Säens nos regaló una hermosa muestra de ello: él, quitándole importancia, la denominó "una noble tontería".
El cisne es el único número de El carnaval de los animales que se interpretó públicamente en vida de su autor. Fue adaptado para ballet por el coreógrafo ruso Fokin con el título La muerte del cisne para la gran bailarina rusa Anna Pavlova, y ha sido interpretado por la mayoría de las más grandes bailarinas del siglo XX, como Maia Plisietskaia. En este vídeo podéis ver una pequeña muestra del arte de Ana Pavlova.


Cuenta la leyenda que el cisne, antes de morir, entona uno de los más bellos cantos de la naturaleza. Saint-Säens pone en manos del violonchelo una elegía, una melodía llena de poesía sobre un leve acompañamiento de los pianos, en la que la voz inigualable de este instrumento se alza para invitarnos a soñar.


La interpretación es de la London Sinfonietta dirigida por Charles Dutoit, con Pascal Rogé y Cristina Ortiz en los pianos.

Las fotografías son de Flickr. Dado que son muchas, no he consignado las referencias. No obstante, si alguien prefiere que las retire o que haga mención expresa de su autoría, que no dude en contactar conmigo.


SÍ A LA MÚSICA