07 septiembre 2007

Adiós a una gran voz

En un blog musical no podía faltar el adiós a una de las más bellas voces de tenor que hemos podido escuchar en la segunda mitad del siglo XX... un cantante controvertido y admirado, indudablemente intenso. Me parece preciosa la frase que ocupa su toda su web desde ayer:

Pienso que una vida vivida para la música es una vida bien empleada, y es a eso a lo que he dedicado la mía.


Disfrutemos de sus abundantes grabaciones, que le mantendrán vivo para siempre. Os dejo con Pavarotti en su interpretación de Calaf en Turandot, de Puccini, y su emocionante grito de esperanza.



VOCI DISTANTE
Nessun dorma!
Nessun dorma!

CALAF
Nessun dorma!
Nessun dorma!
Tu pure, o principessa,
nella tua fredda stanza
guardi le stelle che tremano
d'amore e di speranza!
Ma il mio mistero
è chiuso in me,
il nome mio nessun saprà!
No, no, sulla tua bocca lo dirò,
quando la luce splenderà!
Ed il mio bacio scoglierà
il silenzio che ti fa mia!

VOCI DI DAME
Il nome suo nessun saprà...
E noi dovrem, ahimè,
morir! Morir!

CALAF
Dilegua, o notte!
Tramontane, stelle!
Tramontane, stelle!
All'alba vincerò!
Vincerò! Vincerò!

VOCES LEJANAS
¡Que nadie duerma!
¡Que nadie duerma!

CALAF
¡Que nadie duerma!
¡Que nadie duerma!
¡Tú también, princesa,
en tu fría estancia
miras las estrellas que tiemblan
de amor y de esperanza!
¡Mas mi misterio
se encierra en mí,
mi nombre nadie sabrá!
¡No, no, sobre tu boca lo diré,
cuando resplandezca la luz!
¡Mi beso deshará
el silencio que te hace mía!

VOCES FEMENINAS
¡Su nombre nadie sabrá...
y nosotros, ay,
debemos morir! ¡Morir!

CALAF
¡Noche, disípate!
¡Estrellas, ocultaos!
¡Estrellas, ocultaos!
¡Al alba venceré!
¡Venceré, venceré!


El texto y la traducción son de Kareol

3 comentarios:

Paulo dijo...

Apesar dos excessos, era uma grande voz, sim. Eu preferia o Pavarotti jovem, mas há que concordar que a sua carreira foi impressionante. Uma grande perda.

Saludos desde Lisboa.

Mª José dijo...

No puedo dejar de emocionarme cada vez que oigo esta versión de este gran tenor. Las lágrimas siempre se me escapan!!.Realmente es una gran pérdida.
Un saludo y enhorabuena por tu blog, Marian.

Marian dijo...

Lo que distingue a los grandes músicos es su capacidad de emocionar, y de eso están llenos Puccini y Pavarotti... Gracias por la visita y el comentario, Mª José.