10 febrero 2008

¿Será esta la solución?

Acabo de encontrar en la Bitácora de Aníbal de la Torre una posible solución a los problemas de disciplina en el aula. Lo ha titulado Programa de mediación... anda, pero si yo hice un curso sobre el asunto y nadie apuntó esta posibilidad...


Ahora en serio: no dejéis de leer el interesante artículo que ha escrito Antonio Solano sobre los Programas de Cualificación Profesional y su posterior debate. Seguimos sin dar soluciones a los problemas de muchos de nuestros alumnos, les condenamos al fracaso entre todos, y vemos pasar una tras otra las reformas educativas que sólo ponen parches mientras va pasando el tiempo. Y, tras las próximas elecciones, ¿qué pasará si cambia el gobierno? ¿Otra nueva reforma? Ah, no, si los políticos no creen que haya problemas en educación: somos sólo unos cuantos paranoicos los que vemos que las cosas van mal.

11 comentarios:

Antonio dijo...

Pues sí, lamentablemente, todos los políticos utilizan las leyes educativas como venganza contra el adversario. He oído sotto voce que si el PP gana las elecciones no llevarán a cabo el desarrollo de la LOE, ni siquiera en esto de la Cualificación Profesional que habían defendido con tanto ardor. Una pena para todos.

Marian dijo...

Desde que empecé a trabajar en esta profesión he tenido que ir renunciando a muchos ideales y sueños que creía factibles porque, desgraciadamente, su aplicación práctica no es posible. Una de las pocas cosas que sí tengo claras es que hay que dar una salida a todos esos alumnos que llevan años perdidos para el sistema (tengo este año en mi tutoría gente que no ha aprobado nada desde que empezó la ESO), llámese PCPI o como quiera el próximo que venga: pero con posibilidades reales, no con 20 plazas para un centro que tiene 200 candidatos a ocuparlas (y no exagero). Qué pena que, porque es la propuesta de otro partido, he de luchar encarnizadamente contra ella. Necesitamos un pacto para la educación YA.

acordeprometeo dijo...

Vaya temita que has cogido...hablar de paupérrimo ante el nauseabundo panorama del sistema educativo español actual es un halago. Todos tenemos un poquito de culpa de lo que pasa (políticos, profesores, alumnos, padres...). Lo que no es normal es que una vez y otra se quiera cubrir con este velo la porquería de sistema que tenemos...que si entra el PP, cambio de sistema, que si entra el PSOE, cambio de sistema...así no podemos hacer nada, ni profesionales ni Dios.

No es justo que estos alumnos y alumnas no tengan esa salida de Cualificación Profesional, convirtiéndolos en "ganado" de esta sociedad.

Apoyo el pacto de la educación YA.

Anónimo dijo...

Bueno, si el apoyo de un Padre sirve, yo también apoyo el pacto por la educación. Y lo digo bien alto: ¡PACTO POR LA EDUCACIÓN YA!.

P.D. Cuidado, este video es muy peligroso, podría darle alguna idea a algún responsable de educación, político, ...

Y una última cosa. Ayer domingo, en el dominical del periódico "La Verdad" venían los artículos de opinión de Juan Manuel de Prada y de Carlos Herrera, los dos hablaban de educación (tranquilos no voy a hacer un resumen)y me chocó que ambos se referían a los pedagógos (por lo visto una especie de demonio educátivo que se dedica a "maquinar" planes para fastidiar a nuestros hijos). Uno, Don Juan Manuel, decía: "una de las especies más nefastas por la moderna pedagogía..."; el otro, Don Carlos, decía: "un selecto grupo de pedagogos" (dicho con sarcasmo y animo de ridiculizar). Parece ser que ya tenemos a los culpables: los pedagogos (bueno y los políticos, ...y los padres, ...y los profesores, ...y los barrenderos, ...y los guadias municipales, ...y, ....y).
No sé, quizás sería mejor que cada uno asumiera su responsabilidad (incluídos esos pensadores de domingo que nos "enseñan" como hacer las cosas desde su crónica semanal)y nos sentaramos a ponernos de acuerdo en algo tan importante como la educación de nuestros hijos. Un saludo, Jesús. (soy Jesús "el maquinista" pero por alguna extraña razón no puedo identificarme)

Marian dijo...

No me gusta descalificar en bloque a un colectivo. Los periodistas son, los pedagogos son, los políticos son, los padres son... en todo este tiempo he conocido padres preocupados por la educación con hijos "echados a perder", buenos psicopedagogos volcados en ayudar, pésimos profesores que no cumplen con lo más básico de sus obligaciones, buenos alumnos procedentes de familias desestructuradas... de los periodistas y los políticos prefiero no hablar, ya que desconozco de primera mano su labor. Son ejemplos escasos, pero como los hay, me ayudan a no ahogarme en la generalización. Yo no soy quien para decir cómo han de ser las leyes educativas de aquí en adelante, pero sí tengo algunas ideas que nacen del contacto diario con alumnos y profesores, (bastante menos con padres por las edades que yo trabajo). Y una de las más claras es que hay muchísimos alumnos que desde bien temprano deciden que no quieren estudiar. Y que cuando, finalmente se marchan porque han cumplido la edad obligatoria, se convierten en personas normales, en buenos y honrados trabajadores. ¿Por qué no darles una oportunidad desde el mismo sistema? Ellos lo pasan mal, hacen perder el tiempo a sus compañeros que quieren estudiar, y llenan a los profesores de desánimo. Es triste ver chavales que vienen a clase contando los días que les faltan para cumplir los 16, como presos... por lo menos a mí me da pena. Pero no es políticamente correcto decir esto: lo que hay que decir ahora para ser progresista es que las aulas han de ser el reflejo de una sociedad democrática. En Castilla-La Mancha nuestros políticos han ideado que tenemos que consensuar las normas de aula con los alumnos. Quizás lo próximo es consensuar las normas de circulación con los conductores y los peatones, porque, si no, vaya sistema antidemocrático de circulación vial que tenemos.

Antonio dijo...

Ahí le has dado... Ahora que quieren expulsar extranjeros habría que recordarles que en un instituto no se expulsa a nadie de clase (salvo tramitaciones interminables de expedientes salpicados de burocracia mal confeccionada que acaban en una semana de expulsión cuando el alumno se está portando bien). Si alguien delinque, que se quede una semana sin patio, acompañado del señor juez.

Marian dijo...

Pues fíjate, Antonio: abundando en tu artículo sobre los PCPI, he presenciado estos días con incredulidad cómo se ha tirado por tierra una iniciativa de formación para chavales menores de 16 años que acumulan un historial de fracaso escolar ya irremediable y que ha partido del ayuntamiento porque la desde Educación se ha visto con muy malos ojos que se ofreciera esta formación porque va en contra de la ley... pero si les faltan sólo unos meses, si están perdiendo el tiempo, si cuando se lo conté se mostraron felices... ¿es que sería reconocer el fallo del sistema concederles esta oportunidad?

eL MAQUINISTA... Jesús Galera Peral dijo...

Quizás no me exprese bien en el último comentario. En el fondo, y con menos palabras, lo que quiero decir es que deberíamos buscar menos culpables (no soy pedagogo, pero veo una cierta tendencia a buscar culpables en ese colectivo, a veces de una manera absurda) y ponernos, razonablemente, de acuerdo para impedir que la educación (sobre todo la pública, que es la que sufre más los vaivenes) sea un arma arrojadiza. Creo, por lo que tu comentas, que un número importante de profesores estaría de acuerdo en volver a un sistema parecido a la Formación Profesional( eso que tanto se denigró y de donde han salido muy buenos profesionales). Allí se le daría una salida a los que quieren trabajar y buscar una alternativa a su vida que no pase necesariamente por tener que estudiar. Ahora bien, esta Formación Profesional ¿Tendría un reconocimiento social? ¿Se le quitaría el "sambenito" de centro para tontos? No lo sé, pero lo que si sé es que a algunos padres le harían un favor volviendo a este modelo, pues muchas veces no saben como encauzar el fracaso escolar de sus hijos. Un saludo, Jesús.

Marian dijo...

Jesús, no te has explicado mal, todo lo contrario. Lo de los pedagogos tiene su miga, ya que es una figura de reciente creación (llegaron a los centros de la mano de la LOGSE) y se duda mucho de su utilidad dado que los resultados educativos han empeorado visiblemente desde su incorporación al sistema educativo (y no quiero decir con esto que sean los culpables ellos, ni mucho menos). Yo he conocido orientadores excepcionales (pocos, pero alguno) y gente que lo mismo da que esté que no...

Como no eres profe quizás no estés al tanto de los entresijos del sistema educativo (dado que hemos tenido un buen puñado de leyes en poco tiempo no es fácil seguirle la pista). La Formación Profesional existe, en la actualidad, como existía antes de la LOGSE, sólo que antes la enseñanza era obligatoria hasta los 14 y entonces los alumnos decidían si FP o BUP o nada. Ahora todos tienen que hacer la ESO (hasta los 16) y entonces deciden: si han terminado con título, pueden acceder a Bachillerato o a un Ciclo Formativo de Grado Medio, si no han conseguido el título, pueden hacer Garantía Social (aprenden un oficio pero no les dan más que un Certificado de Estudios o tratar de acceder a la formación profesional de grado medio mediante un examen. El PP, en su LOCE, ideó un sistema de itinerarios que permitían a los alumnos escoger antes de los 16 si iban a seguir estudiando o no, pero esto fue muy mal visto por los "progresistas". Y el PSOE, en su LOE, ha ideado unos PCPI (Programas de Cualificación Profesional Inicial) que, en teoría, están bien, ya que permiten a los alumnos aprender un oficio al tiempo que consiguen su título de Graduado en ESO. En la práctica, han sacado tan pocas plazas de estos programas que no pueden acoger más que a un porcentaje ínfimo de los alumnos que presentan un perfil adecuado, con lo que el sistema sigue sin dar salida a los llamados "objetores escolares", que son el principal problema que nos encontramos hoy en las aulas de secundaria. Lo del reconocimiento social... yo creo que cada uno tiene que medir sus propias fuerzas y ser realista, y pensar que el sistema siempre te va a dar opciones para que te reenganches a los estudios cuando lo desees (educación de adultos, cursos de acceso a la Universidad para mayores, cursos de acceso a ciclos de grado medio, etc.) Hoy por hoy yo creo que la sociedad valora a los buenos profesionales, y hay una enorme oferta de estudios de Formación Profesional que, quizás, no son demasiado conocidos y por eso no tienen el reconocimiento que debieran. Un saludo, y perdón por el rollazo.

eL MAQUINISTA... Jesús Galera Peral dijo...

Una vez más gracias por la explicación. Un saludo, Jesús.

Marian dijo...

Explicación, o rollazo, según se mire... glups, me sale el ramalazo docente...