24 noviembre 2006

Antes de terminar



Algunos de los mejores momentos que paso en el instituto son los que comparto con mis compañeros. Y uno de los más divertidos que he tenido últimamente fue a cuenta del blog de Tomás; lo conocéis porque es uno de mis más fieles seguidores, y porque probablemente os ha dado clase alguna vez.

Aunque hace algunos días que puse el enlace en la barra lateral, aún no lo había incluido en la categoría de Enlaces, que es mi manera de compartir con vosotros las cosas destacables que me encuentro por Internet.

Un buen día Tomás entró en mi blog, y quiso hacer un comentario a una de mis entradas; anduvo tocando aquí y allá porque, todo sea dicho, tengo habilitada la opción de moderación de comentarios, porque quien con adolescentes trata y les pretende educar, tiene que proveerse de algún que otro as en la manga. Pues allí que andaba busca que te busca para dar con la tecla y poder escribir, y ver el comentario a aquella dichosa entrada, cuando, de repente, se le ocurrió hacer clic en la opción: Cree su blog ahora. Una cosa le llevó a la otra... total, que de momento, sin comerlo ni beberlo y merced a las facilidades que Blogger nos proporciona para que caigamos en las redes de la blogosfera, se vio configurando un blog, sin saber muy bien ni cómo, ni por qué.

Tomás, que es persona deportiva y de buen talante, asumió la paternidad sin resistirse, y un poco siguiendo la broma, un poco porque siempre tiene algo interesante que contar, ahí está, dando de comer a este pequeñín, un poco díscolo pero de gran corazón...

1 comentarios:

Tomás dijo...

Pues sí, todo sucedió como bién dice Marián. En un momento dado yo no tenía muy claro si escribía en el blog de Marian o en el mio. Tampoco tenía muy claro si el usuario era ella o yo, o... a lo mejor era el propio blog. Bueno en definitiva todo fue muy divertido y nos hemos reido mucho, por lo menos ha servido para eso.