24 noviembre 2006

Banchetto musicale

En el volumen 4 de la Historia de la Música de Claudio Gallico, La época del Humanismo y del Renacimiento, de la Editorial Turner Música, se encuentra un interesante texto que describe una cena para 104 invitados que tuvo lugar en la ciudad de Ferrara el 24 de enero de 1529. No sólo se describen los platos que se sirvieron, sino también la disposición de la mesa, el adorno de la sala, nos cuenta quiénes eran algunos de los ilustres invitados, y lo que a nosotros más nos interesa: la música que se escuchó entre plato y plato. El texto es bastante largo, pero muy, muy curioso. Os pongo aquí un extracto, y si alguien se queda con hambre, puede seguir leyendo... No he conseguido ninguna de las músicas que se mencionan, pero no está mal escuchar algo español de la época... bastante relacionado... Hoy comamos y bebamos, de Juan del Encina. ¡Buen provecho!

...y los más nobles se reunieron en la Camera del Cavallo y en la Stufa, donde se entretuvieron oyendo música y conversando de varios temas, hasta que se preparó la mesa de la sala, de 55 metros de largo, sobre la cual se colocaron tres manteles uno encima del otro. Y para que no estorbaran los candelabros de plata, se dispusieron alrededor de la mesa muchos velones de cera blanca, enganchados al suelo con alambres de hierro, en número de 48, de cuatro libras de peso cada uno.
A continuación se colocaron 25 saleros de plata y 104 servilletas con cuchillos; las servilletas se doblaron de varias formas; seguidamente se trajo un pan esponjoso de azúcar y leche, una rosca dulce así como una jarra dorada de dulce de pistacho y otra de jarabe de almendras por cada cubierto, donde se colocaron algunas flores de oro y seda de varios colores perfumados y a la derecha se dispusieron tres grandes mesas para los despenseros con los utensilios necesarios y a propósito para servir, y a la izquierda había dos mesas grandes para los bodegueros con diversas clases de vinos muy apreciados. Más adelante se llevaron a la mesa 25 grandes figuras de azúcar que representaban las fuerzas de Hércules cuando venció al león, cuyo tamaño era superior a 2 palmos y medio cada una, doradas y pintadas con coloridos que parecían naturales.
Se quedaron en la mesa hasta que se cambió el primer mantel. Después se pusieron en ella los platos que vienen a continuación:

• Ensalada en pastel de alcaparras, trufas y uvas pasas, 104 pastelitos en 104 platitos.
• Ensalada de endibias, cabezas de rábano, ramponzoli y cidras: en 104 platitos.
• Ensalada de anchoas: en 104 platitos.
• 25 rabanillos gordos, tallados en forma de animales y otras figuras con rabanillos pequeños: 104 platitos.
• 104 pastelillos rellenos de leche: en 104 platitos.
• Lonchas de jamón de lengua de vaca salada y sommate fritos con azúcar y canela por encima: 25 platos.
• 25 pasteles de albóndigas de jabalí: en 25 platos.
• Mortadela grande de hígado fresco en 25 tartaletas: 25 platos
• Moroache, es decir, gruesas tiras de tocino ahumado, 50 en total, sin corteza, distribuidas en 25 bollitos con sabor dulce: 25 platos.
• Miglioramenti (15 pastelillos de maíz) salados en 104 hojas de morera: 25 platos.
• 104 doradas en escabeche con hojas de laurel por encima, tostadas por partes: 25 platos.

Una vez dispuestos estos alimentos sobre la mesa, entró cada uno al son de las trompetas y se lavaron las manos con agua perfumada para sentarse después a la mesa, donde durante un buen rato y con gran alegría gozaron de las cosas anteriormente citadas. Después vino el primer plato que consistía en:

• Pechugas de capón envueltas en manjar blanco con azúcar glas por encima: 25 platos.
• 104 codornices, 104 lonchas de ternera guisada, 104 hígados de capón envueltos en redecillas y asados con guarnición: en 25 platos.
• 52 faisanes asados con 100 naranjas troceadas: en 25 platos.
• Carabaccia de cebollas: 25 platos.
• 25 hojaldres de piñones: en 25 platos.
• 25 empanadillas saldas de melsa de varoli, truchas, lucios y otras entrañas apreciadas de pescados envueltos en redecillas: en 25 platos.
• 25 colas de truchas fritas, en escabeche con rodajas de limón encima: en 25 platos.
• 200 barbos fritos: en 25 platos.
• Anguilas envueltas en pasta real, 25 piezas: 25 platos.
• Navajas, 50 piezas en caldereta: en 25 platos.

Y para acompañar este primer plato se tocó una música de M. Alfonso Dalla Viuola, con la cual cantó Madonna Dalida acompañada de otras cuatro voces; M. Alfonso Santo con cinco compañeros; y había cinco violas de arco, un gravacembalo de dos registros, un laúd, una flauta grande y otra mediana. Después vino el segundo plato que constaba de:

• 50 francolines, 50 codornices asadas, 104 albóndigas rellenas, con guarnición: en 25 platos.
• 25 salchichas blancas tostadas en la sartén, 104 lechecillas de ternera con azúcar y canela por encima: en 25 platos.
• 25 capones a la tudesca en vino dulce con macis: en 25 platos.
• 257 pasteles de hojaldre de palomas domésticas grandes: en 25 platos.
• 104 carpas fritas cubiertas de sésamo: en 25 platos.
• Rodaballos grandes en filetes a la plancha: en 25 platos.
• Colas y patas de camarones grandes fritas, a la vinagreta: en 25 platos.
• 25 pasteles de huevas de trucha: en 25 platos.
• Yemas a la napolitana y almendras: en 25 platos
• 104 tortas de miraste tudesco, al horno y rociados: en 25 platos.

Mientras este plato estuvo en la mesa, cuatro voces dulcísimas cantaron distintos madrigales hasta que llegó el tercer plato que consistía en:

• 104 perdices asadas, troceadas cubiertas de salsa real: en 25 platos.
• 23 conejos, 104 tórtolas, 15 libras de salchicha amarilla sobre hojas de morera con guarnición: en 25 platos.
• 25 capones deshuesados, rellenos de lombarda con 25 salchichones en salsa: en 25 platos.
• 104 palomas domésticas en redondos, fritos con cidras troceadas por encima: en 25 platos.
• 200 fiadoncelli de marolla: en 25 platos.
• Miglioramenti frescos asados con azúcar y canela: 25 platos.
• 150 guoi fritos cubiertos de salsa dulce con piñones confitados por encima: en 25 platos.
• Trucha a la comarca en caldereta: 25 platos.
• Lampreas asadas en su salsa: 25 platos.
• Tartitas de castaña: 25 platos.

Para este plato se cantaron diálogos a ocho, divididos en dos coros de la siguiente forma: por una parte había cuatro voces acompañadas por un laúd, una viola, una flauta a la alemana y un trombón; por otra, un número igual de voces e instrumentos y se escucharon hasta que llegó el cuarto plato...

La cosa continúa de manera similar hasta el octavo plato. Después se sirvieron dulces, y, a eso de las tres de la madrugada, por si alguien sufría desmayo, sirvieron un ligero tentempié...
La música está interpretada por Jordi Savall, en el álbum La folia, de Alia Vox.