28 marzo 2007

Et incarnatus est... en papel higiénico


Hace unos días se lamentaba Antonio Solano, en su muy recomendable blog Re(paso) de lengua, del modo en que los publicistas se habían adueñado de un texto de Cortázar y no habían tenido siquiera la delicadeza de citarlo... planteando un interesante debate acerca del uso que de obras artísticas se hace en la publicidad.

Prácticamente todos los anuncios tienen música, de todo tipo, y jamás se cita su procedencia: nada escapa al oportunismo u oportunidad; a veces es utilizada con gran tino, a veces se aprecia un trato respetuoso, incluso cariñoso... pero en otras ocasiones la música se retuerce, se tergiversa, se manipula: ya se sabe que la realidad que nos muestran los publicistas tiene numerosas lecturas y múltiples facetas, y la música no iba a escapar a sus manejos. Por supuesto que esto debe estar presente, con la misma oportunidad u oportunismo, en nuestras aulas.

Sin tratar de emular las agudas observaciones de Ángel Encinas en su apasionante blog Comunicación Audiovisual, quisiera que escuchárais el modo en que los publicistas se han adueñado de una música bellísima en su afán de vendernos nada menos que... papel higiénico. Se trata de un aria para soprano de la Misa en do menor de Mozart. La primera campaña de Colhogar utilizaba un fragmento mayor que el que se escucha en los anuncios actuales; le alteraron el final, al que se le añadía el eslogan del producto... es el fragmento que ha permanecido en sucesivas campañas, y que todos tenemos grabado en la memoria. De este pequeñísimo fragmento que sirve de jingle a la marca tan sólo se modifica un acorde, pero el cambio es notable: la modulación que hace Mozart nos causa sorpresa, es un final sublime e inesperado. El final del jingle es vulgar, previsible, anodino... Dada la naturaleza del producto anunciado... ¿habrán sido deliberada la banalización? ¿Habrán tratado intencionadamente la música para conseguir que esté más en consonancia con el producto? ¿Será todo esto un inocente fruto del azar? Juzgad por vosotros mismos.



Mozart. Gran Misa en do menor K 427. Et incarnatus est

Et incarnatus est de Spiritu Sancto ex Maria Virgine, et homo factus est.

y se encarnó por obra del Espíritu Santo en María Virgen, y se hizo hombre.

Canta Margaret Marshall, soprano, acompañada por la Academy of St. Martin-in-the-Fields bajo la dirección de Sir Neville Marriner.


SÍ A LA MÚSICA

1 comentarios:

AlexV14 dijo...

Buenas, aprovecho para anuncia que 3ºA tiene un nuevo blog que aun esta vacio pero lo iré llenandi :)
http://uni-3a.blogspot.com/