17 junio 2007

Cuatro horarios a elegir

Como la gente de mi generación recordará, decía el anuncio: bic naranja escribe fino, bic cristal escribe normal. Bic naranja, bic cristal, dos escrituras a elegir, bic, bic, bic, bic, bic...

O sea: cosas distintas, para elegir al gusto. Quizás tenga sentido en los bolígrafos pero, ¿la tiene en el reparto de horas de secundaria? Ya han publicado la Orden de horarios de Castilla-La Mancha (ya iba siendo hora, que casi empezamos el curso nuevo sin saber qué, cómo ni cuándo). La orden completa la podéis ver y/o descargar aquí:



Nos encontramos no con una, ni con dos posibilidades... sino con ¡cuatro horarios diferentes! El primero dice así:



Música y plástica tendrán cinco horas obligatorias, y no hay posibilidad de ofrecer optativas en ningún curso. Sí se ofrecerán las optativas de Tecnología, y por supuesto Francés 2º idioma (optativa preferente) y Cultura Clásica sólo en 3º.

El segundo queda de esta otra manera:



Las horas obligatorias así son cuatro... y aquí sí es posible que los alumnos cursen (en uno sólo de los tres cursos) el Taller artístico y musical. Vamos, que si alguno quiere, puede hacer en 2º o en 3º cuatro horas de música, entre la obligatoria y la optativa...

El tercero es bastante diferente: se establecen mínimos y máximos, y el centro reparte al gusto.



Y por si no era suficiente, el consabido de los ámbitos:



¿Tiene esto alguna justificación pedagógica? ¿Qué pasará cuando un alumno se cambie de centro? ¿Es necesaria "esta" autonomía de los centros? ¿Hay algún otro lugar donde se esté produciendo este galimatías?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues mejor cuatro que uno.
El currículo siempre es el mismo.
En Cataluña sucede lo mismo, precisamente a petición de los colectivos de música y de plástica. L’AEMCAT y el Colegio de doctores y licenciados en Bellas Artes, por ejemplo.
Cada centro es diferente. Tiene el derecho y la responsabilidad de crear un proyecto educativo propio. A ver si rompemos un poco la uniformidad a favor de la inteligencia creadora y la imaginación.
El tema no es que los centros quizá no están dispuestos a hacer un proyecto propio: es mucho trabajo en equipo y mucha responsabilidad. Pero creo que nuestros alumnos lo merecen.

Un saludo,

Boris

Manuel dijo...

Yo no estoy en contra de la inteligencia creadora ni de la imaginación. Me parece muy bien que cada centro cree su propio proyecto educativo. Pero, la pregunta sigue en el aire: ¿qué sucede cuando un alumno que en 1º de ESO ha seguido la opción segunda, 0 horas de Música, hace 2º en un centro que sigue la opción primera, 3h 1º y 3h en 2º? Con respecto a sus nuevos compañeros no ha dado música tres horas a la semana durante un curso. Igual no influye para nada. Seguro que el proyecto educativo del centro ya contemplará este caso y organizará actividades para que dicho alumno se ponga al nivel de sus nuevos compañeros... ¿O el alumno deberá echarle imaginación y creatividad y arreglárselas como pueda?
Tampoco creo que la movilidad de los alumnos entre centros sea tan alta...
Aquí algo está mal planteado desde el principio...
Un saludo:
Manuel

Marian dijo...

Proyecto propio, trabajo en equipo, responsabilidad... suena muy bien, pero -igual es porque estoy pesimista- me parece, por lo que conozco, impensable que pueda llevarse a cabo. Que me perdonen mis compañeros que no actúan así porque haberlos, haylos, pero estoy cansada de escuchar, nada más empezar una sesión de evaluación: venga, daos prisa que nos tenemos que ir; nada más empezar una CCP: bueno, pero como no podemos hacer nada, déjalo como está que tenemos prisa; nada más empezar un claustro... ah no, que en los claustros nadie habla porque casi todo el mundo llega tarde y se va pronto porque tiene Cosas Mejores Que Hacer. ¿Así se puede elaborar un proyecto educativo propio? Y desgraciadamente, me parece que mi centro no es una excepción.

Dices que el currículo siempre es el mismo... el currículo es tan vago e impreciso que se presta a cualquier cosa. O sea, que depende en qué manos caiga, se puede hacer mucho... o no hacer nada. Y si es el mismo: ¿cómo se puede hacer para que se pueda llevar a cabo en cuatro horas o en cinco? ¿Y con edades diferentes? No sé si esto será beneficioso para los alumnos, francamente yo no veo el beneficio por ningún lado. Resulta que los centros tienen autonomía para elegir horario, pero no para elegir director... creo que prefiero elegir director, visto lo visto.

¿Tú crees que esta "flexibilidad" tiene una fundamentación pedagógica, de verdad? ¿Que es por el bien de nuestros alumnos? Pues explícame por qué en el primer anexo no hay ninguna posibilidad de que los alumnos escojan música como optativa, y en el segundo y el tercero sí. Porque yo no se la encuentro. Es triste, pero creo que es un "castigo" porque les ha molestado que hagamos huelga, que nos movilizáramos contra la pérdida de horas y de continuidad de nuestras asignaturas. Es un "premio" para otras asignaturas que salen beneficiadas claramente de todo este embrollo.

De verdad, Boris: si yo viera el beneficio pedagógico para mis alumnos, aplaudiría por esta "autonomía" y esta "flexibilidad". Pero no veo más que incapacidad, irresolución e intereses ocultos que traerán más problemas que beneficios.

Un saludo y gracias por los comentarios.

Laia dijo...

Pues encuentro muy bien el poder elegir, ojalá se hiciera en todas partes