19 junio 2007

El Carnaval de los Animales, de Camille Saint-Säens (V). El elefante


Igual que en existe en la naturaleza, la orquesta tiene su propio elefante. Majestuoso, inteligente, imponente, pesado... la similitud de contrabajos y elefantes es más que evidente. El contrabajo es uno de esos instrumentos que asusta por su tamaño, pero que conquista con su mirada... en este caso, con su sonido un poco ronco pero tremendamente atractivo. En este número del Carnaval, Saint-Säens otorga el protagonismo al contrabajo, y va a citar a dos grandísimos compositores, uno francés, y otro alemán: Berlioz y Mendelssohn.

De la Condenación de Fausto, de Berlioz, utiliza el tema de la Danza de las Sílfides.

De El sueño de una noche de verano, de Mendelssohn, podemos reconocer el Scherzo.


Igual que si tratáramos de hacer bailar a un elefante, el contrabajo canta un "ligero" vals sobre el rítmico acompañamiento del piano.



La interpretación es de la London Sinfonietta dirigida por Charles Dutoit, con Pascal Rogé y Cristina Ortiz en los pianos.

Las fotografías son de Flickr. Dado que son muchas, no he consignado las referencias. No obstante, si alguien prefiere que las retire o que haga mención expresa de su autoría, que no dude en contactar conmigo.




SÍ A LA MÚSICA