30 septiembre 2007

La melodía

Melodía. Fotografía original de Leticleide

Buscamos melodía en el diccionario, y encontramos estas definiciones:

(Del lat. melodĭa, y este del gr. μελῳδία).

1. f. Dulzura y suavidad de la voz o del sonido de un instrumento musical.

2. f. Mús. Composición en que se desarrolla una idea musical, simple o compuesta, con independencia de su acompañamiento, en oposición a armonía, combinación de sonidos simultáneos diferentes, pero acordes.

3. f. Mús. Cualidad del canto por la cual agrada al oído.

4. f. Mús. Parte de la música que trata del tiempo con relación al canto, y de la elección y número de sones con que han de formarse en cada género de composición los períodos musicales, ya sobre un tono dado, ya modulando para que el canto agrade al oído.


Yo suelo dar esta definición a mis alumnos: una melodía es una sucesión de sonidos de alturas diferentes que tienen como finalidad expresar una idea musical.

Decir que los sonidos son sucesivos es importante para remarcar la diferencia con la armonía, y que la finalidad es expresar una idea musical también tiene importancia porque es lo que diferencia una melodía de cualquier serie de notas interpretadas al azar. Como todas las definiciones "pedagógicas" ha de ser tomada con pinzas, porque de tanta simplificación terminan por resultar, de algún modo, falaces... y si no, vamos a observar cómo con el ingenio suficiente se puede componer una melodía memorable saltándose el punto dos de la definición: sonidos de diferente altura.

Beethoven, en el 2º movimiento de su Séptima Sinfonía realiza un magistral ejercicio de composición... a la vez que fulmina mi definición de melodía. Cuatro compases y medio repitiendo la misma nota: mi, mi-mi, mi, mi, mi, mi-mi, mi, mi, mi, mi... No contento con esto, cuando llega a sol, se instala ahí: sol, sol, sol, sol-sol, sol... sol, sol-la. No parece muy prometedora una melodía así, con sólo tres notas en ocho compases. La segunda frase se mueve un poquito más, pero termina con el insistente mi, mi-mi, mi, mi, mi, fa-sol, la. Alguien puede pensar... si el ritmo es variado, esa melodía puede ganar algo... nada más lejos de las intenciones de Beethoven. El ritmo es tan absolutamente monóntono como la melodía: negra, dos corcheas, dos negras... que se repiten insistentemente durante 24 compases... permitiéndose, como única variación, sustituir una de las dos negras por un silencio en los finales de frase. Vaya material. ¿Qué puede hacer un genio con una cosa tan "aburrida"? Convertirla en una pieza emocionante. No parece tarea fácil... pero lo logra. He aquí el resultado.

Beethoven. Séptima sinfonía. 2º movimiento, Allegretto.

Nikolaus Harnoncourt y The Chamber Orchestra of Europe.

Cambiando totalmente de estilo, hay una canción brasileña que también utiliza la repetición de la altura del sonido con un éxito notable, la Samba de una nota sola (Samba de uma nota só), de Antonio Carlos Jobim, creador del estilo llamado bossa nova y uno de los más importantes autores de la música popular (no sólo brasileña) del siglo XX. En realidad no es de una sola nota, sino de dos... tampoco parece muy interesante a priori, pero si añadimos una interesante armonía y el subyugante ritmo de la bossa nova, el efecto supera con mucho la variedad del material.

Jobim. Samba de uma nota só

Eis aqui este sambinha feito numa nota só
Outras notas vão entrar mas a base é uma só
Esta outra é consequência do qua acabo de dizer
Como eu sou a consequência inevitável de você

Quanta gente existe por aí que fala tanto
E não diz nada ou quase nada
Já me utilizei de toda a escala
No final não sobrou nada não deu em nada

E voltei pra minha nota como eu volto pra você
Vou contar com a minha nota como eu gosto de você
E quem quer todas as notas ré, mi, fá, sol, lá, si, dó
Fica sempre sem nenhuma fica numa nota só

Esta es sólo una pequeña samba
Creada con una sola nota
Otras notas, seguro, han de seguirle
Pero la raíz sigue siendo esa nota...

Ahora esta nota nueva es consecuencia
De la que acabamos de pasar
Como estoy predestinado a ser
Tu inevitable consecuencia...

Hay tanta gente
Que habla y habla y habla
Y no dice nada o casi nada

Sé que he agotado toda la escala
Y al final he llegado a nada
O casi nada

Regresé entonces a mi primera nota
Como debo regresar a ti
Pondré en esa única nota
Todo el amor que siento por ti

Todo aquel que busque toda la serie
Do-re-mi-fa-so-la-si-do
No hallará serie alguna
Mejor toca una nota conocida

Astrud Gilberto

Letra: Bossa nova guitar
Traducción: Om First

6 comentarios:

Paulo dijo...

Olá Marian. Sempre interessantes os teus posts. Obrigado pelas informações que nos transmites, tão bem ilustradas pelas escolhas musicais.

Marian dijo...

Muchas gracias, Paulo, encantada de tenerte por aquí.

capital dijo...

Rápidamente un curso acelerado de portugués o de brasilero. El blog se lo merece.

Marian dijo...

¿Has visto? Yo también soy internacional ;-) Luego visitas el blog de Paulo: verás qué fotos más preciosísimas.

Manuel dijo...

Podrías darme algún dato de la grabación: nombre de la cantante, referencia discográfica...? Muchas gracias por anticipado.

Marian dijo...

No faltaba más: la cantante es Astrud Gilberto (esposa de Joao Gilberto, creador junto con Jobim de la bossa nova) y el disco es Getz Plays Jobim: The Girl from Ipanema, de Universal Records, del año 2002... una interesante recopilación de interpretaciones de música brasileña del saxofonista Stan Getz. Un saludo.