09 diciembre 2007

Despedida a Stockhausen


El pasado miércoles nos ha dejado Karlheinz Stockhausen, uno de los compositores más importantes e influyentes del siglo XX. Ha sido pionero en varias de las corrientes esenciales de la música de vanguardia (serialismo integral, música electrónica, música electroacústica, indeterminación, aleatoriedad, citas...) y aunque su música no sea fácil de escuchar es importante acercarse a ella para comprender un poco mejor el desarrollo del arte actual.




En su obra Hymnen se incorporan palabras y melodías de muchos himnos nacionales diferentes en una ejecución en la que se combinan sonidos electrónicos con voces e instrumentos. Según palabras del propio Stockhausen, "la intención no es interpretar, sino oír material musical conocido antiguo, preformado, con oídos nuevos, para asimilarlo y transformalo con una conciencia musical actual". Esto representa un modo totalmente nuevo de relacionar la música del presente con la del pasado.


De Historia de la música occidental, de Donald J. Grout y Claude V. Palisca. Alianza Música .

7 comentarios:

Jesús dijo...

Mejor paso, estas músicas no pueden ser buenas mas que para recontraentendidos

Marian dijo...

Hola, Jesús. No es fácil, no... en estas músicas tan diferentes supongo que no hay que buscar lo mismo que se busca en otros lenguajes musicales, igual que no podemos pedir a un cuadro contemporáneo las mismas sensaciones que nos proporciona uno de Velázquez. Son lenguajes diferentes, fruto de sociedades bien distintas. Sé que no es decir mucho, pero a esta música yo me acerco con curiosidad "científica" y sin esperar que me proporcione un placer estético inmediato. Supongo que los recontraentendidos la disfrutarán más que yo, pero no me estorba conocerla aunque no la busque ni la necesite a diario, como otras músicas que entiendo mejor y disfruto más.

Paulo dijo...

"Ecco"

Marian dijo...

Hola, Paulo. Esta mañana he tenido una divertida conversación con unos alumnos de 15 años sobre la dificultad de escuchar algunas obras musicales: ellos mantenían que ninguna música es difícil de escuchar, así que les he puesto un trocito de esta obra de Stockhausen... han llegado a la conclusión de que "eso no es música" y no ha habido manera de sacarlos de ahí... "ecco" ;)

acordeprometeo dijo...

La verdad es que me dio gran pena cuando me enteré de la noticia. Nos ha dejado otro compositor "incomprendido" para muchos. Terminando la carrera hace un par de años, me atreví a tocar una obra suya para clarinete solo (In Freundschaft), que se traduce como "En amistad" y que fue compuesta para el cumpleaños de su amiga, la clarinetista Suzanne Stephens. La obra es de una gran dificultad y envergadura, al igual que "Arlekín", en la cual debes poseer una técnica 10 combinada con toda clase de movimientos, vamos..que me costó lo suyo..jejeje.

Según Stockhausen, in Freundschaft (en amistad) no viene solo dado por su amistad con Suzanne sino también por todas las relaciones más allá de la música.

He aquí la grandeza de la persona, que al final es lo que queda y sobrevive. Una pena.

Un abrazo. Acordeprometeo.

Marian dijo...

Supongo que en los círculos musicales más elitistas sí que es apreciado, pero es triste que un compositor de su trayectoria sólo haya llegado a la prensa por sus polémicas y desafortunadas declaraciones tras los atentados del 11-S.
El alto nivel de exigencia que tienen estas obras para los intérpretes y el escaso interés que despiertan en el público hacen que estos autores se interpreten poco, con lo que son desconocidos y se alejan cada vez más del gran público, es un círculo vicioso. Hay que ser muy valiente y querer mucho a la música para atreverse con una obra así...

acordeprometeo dijo...

La verdad que el nivel de exigencia e interpretación en la obra de Stockhausen es alta. Pero es fascinante el análisis de su obra. El entramado de In freundschaft es una combinación matemática genial.
Querer a la música supongo que la queremos todos y todas igualmente, y la valentía en estas piezas no es más que un paso hacia lo desconocido, hacia el afán y entusiasmo de conocer "nuevos lenguajes musicales" como bien dices.
Por cierto..me encanta tu blog...

Un abrazo.