11 diciembre 2007

I can't give you anything but love, baby

Fotografía procedente de Ledoux

Hace muchos años, cuando yo era una niña, adoraba las tardes de los sábados porque podía arrellanarme en el sofá y disfrutar de la película de Sesión de Tarde. En aquellos remotos tiempos sólo había un canal de televisión. Como aún no se habían popularizado los vídeos (si es que existían ya) si querías ver una película, o ibas al cine, o esperabas al sábado para ver lo que el programador había decidido para esa Sesión de Tarde, así, sin elegir. No es que crea que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero tengo la teoría de que, si hubiera podido elegir por aquél entonces, lo más probable es que no hubiera visto montones de películas que me marcaron profundamente y que hicieron que amara el cine. Cary Grant, Errol Flynn, Fred Astaire, Greta Garbo, Bette Davis, Jane Fonda, Paul Newmann, Charles Chaplin... desfilaron ante mis infantiles ojos dejando una huella imperecedera. Reconozco que ahora las posibilidades son mucho más grandes, pero con la tentadora oferta audiovisual y de entretenimiento actuales, y sin una guía razonablemente encauzadora en las familias, nuestros jóvenes corren el riesgo de perderse, no sólo para la música y la literatura, batalla desgraciada e irremisiblemente perdida hace años, sino también para el cine de calidad.


I can't give you anything but love, baby
That's the only thing I've plenty of, baby
Dream a while, scheme a while
We're sure to find
Happiness and I guess
All those things you've always pined for

Gee, I'd like to see you looking swell, baby
Diamond bracelets Woolworths doesn't sell, baby
'Til that lucky day
You know darned well, baby
I can't give you anything but love.

No puedo darte más que amor, cielo
Es de lo único que tengo en abundancia, cielo
Sueña un rato, intriga un rato
Seguro que encontraremos
Felicidad y me imagino
Todas esas cosas que siempre has anhelado.

Caramba, me gustaría verte hecha una reina, cielo
Pulseras de diamantes que no venden en Woolworths, cielo
Hasta ese feliz día
Sabes de puñetera sobra, cielo,
Que no puedo darte más que amor.

Esta pegadiza e ingenua canción fue compuesta en 1928, el texto por Dorothy Fields y la música por Jimmy McHugh. Diez años más tarde apareció en una de mis películas favoritas, Bringing up Baby, de Howard Hawks, conocida en su versión española como La fiera de mi niña. Traducir no es nada fácil, y traducir un título que, además, juega con las palabras, es aún más complicado. Si además hay que conseguir que tenga el atractivo suficiente como para atraer hacia el cine a la mayor cantidad de público posible, es normal permitirse alguna licencia. Para los que no domináis el inglés (me incluyo en este subgrupo de la humanidad, aunque estoy tratando de pasarme al otro bando) bring up se puede traducir como "educar", y baby ya sabéis que se puede traducir de muchas maneras... es un "bebé", pero también es un apelativo cariñoso, algo así como nuestros "cariño" o "cielo"... y en la película es el nombre propio de un leopardo. Así que el título quiere decir algo así como Educando a Baby. Quizás no es muy comercial, y como hemos crecido conociendo la película con su título en castellano estamos acostumbrados e incluso le tenemos cariño.

Como todas las películas que vi en mi infancia y adolescencia, la conocí doblada. Como muchos sabéis, se trata de una deliciosa y disparatada comedia llena de situaciones inverosímiles y diálogos chispeantes con una Katherine Hepburn en una interpretación absolutamente desmadrada de una excéntrica y caprichosa heredera y un encantador Cary Grant representando el papel de sabio distraído en permanente desbordamiento emocional por la inesperada, inexplicable y arrolladora forma de actuar de la Hepburn. Años más tarde la volví a ver en su versión original. Me llevé una agradable sorpresa al escuchar las voces originales de Katherine Hepburn y Cary Grant; la película gana... muchísimo más que lo que se pueda imaginar. Pero todavía me esperaba una sorpresa más. Esa cosa que cantaban, con bastante poca musicalidad, todo sea dicho, los actores de doblaje españoles "Todo te lo puedo dar, menos el amor, Baby" nada tenía que ver con la canción de Fields y McHugh... Escuchad en la versión original la escena en que Susan "presenta" a Baby a David y le explica que I can't... es su canción favorita:



En la versión española apenas si se puede distinguir la música... que además es diferente. ¡¿Por qué?!



En esta otra escena podemos ver y escuchar a Susan y David cantando a dúo para que Baby baje del tejado... (en realidad es un cuarteto, porque los aullidos del perro y los rugidos de Baby también hacen su papel).



Por supuesto en la versión española se insiste en cantar, y mal, una canción diferente.



La recomendación está clara, en esta y en todas las películas... siempre que sea posible, en Versión Original. Los subtítulos sólo son letras, y cuando llevas diez minutos, ni te enteras de que estás leyendo. ¡Que no os den gato por liebre... o por leopardo!

Os dejo con estas cuatro interesantes versiones de I can give you anything but love... ya que nos la escamotearon en la versión española.

Ella Fitzgerald (incomensurable, como siempre: no os perdáis el momento en que imita a Luois).
Benkó Dixieland Band (una excelente banda de jazz húngara: el jazz no sólo viene de Estados Unidos)
Fats Waller y Una Mae Carlisle (dos clásicos indiscutibles, Fats y Una)
Norah Jones (una versión más moderna en la voz de esta espléndida cantante)

La primera versión es de los Mills Brothers. El texto procede de la Wikipedia, y la traducción es de Luis Domínguez.

3 comentarios:

acordeprometeo dijo...

Y encima dice que no sabe de cine...aisss...la modestia hace grande a las personas.Qué gratos recuerdos me trae este "peazo peliculón" como decimos por aquí. En el instituto tuve una asignatura (sería más bien área, soy producto logse) que se llamaba Taller de Imagen. En ella hicimos un recorrido a la historia del cine (Nosferatu, Garbo, Chaplin, Gabinete del doctor Caligari, Ciudadno Kane...) Tuve la suerte de que mi profesor trabajó durante años como crítico de cine en un periódico, y la verdad es que nos seleccionó de lo mejor y aprendí mucho de lo que hoy me sirvo vagamente como espectador. Compartía la misma opinión que tú, recomendaba siempre versiones originales, era superpesado con eso.
Una de los largometrajes que seleccionó durante el curso fue esta comedia. Pero a diferencia de mi profe, te has percatado de este detalle que para mi gusto es excepcional y puntualísimo. me ha encantado. Los detalles son los que marcan la diferencia. Estos detalles son los que le encantaba a Debussy por ejemplo.
Únicamente te puedo decir que chapeau, me quito el sombrero (aunque haga frío ahora..jejeje).
Un fuerte abrazo.

Marian dijo...

Pues es una suerte haber tenido acceso a esa asignatura. Yo no he tenido otra formación que lo que he ido viendo, un poco a trompicones: épocas de ver muchísimo cine, y otras como la actual, de poco o poquísimo... ya vendrán tiempos mejores.
Por cierto, que si te gusta el cine, a mí me gustó muchísimo el curso de cine del CNICE.
¿Tú no eres de Gerena-Sevilla-España? ¡Qué dices de frío! Un abrazo.

acordeprometeo dijo...

Gracias por la información, echaré un vistazo. Me tengo que poner las pilas en el cine que estoy pegadísimo.
Frío por aquí ahora por un tubo aunque estemos en el sur, aunque allá en Albacete...fuuuuu...con lo bueno que es el solito de la primavera, la feria, las tapitas...jejejeje.
Un abrazo