05 marzo 2008

Addio, Giuseppe di Stefano

No quiero dejar de anotar aquí mi adiós a Giuseppe Di Stefano, un tenor admirable cuya muerte, como bien decía César Salgado, no será (ha sido) portada de todos los medios de comunicación, como lo fue la de su incondicional admirador Pavarotti, aunque bien podía haberlo sido por mérito artístico. Quedan para la posteridad sus grandes interpretaciones, especialmente las que realizó junto a Maria Callas y Tito Gobbi. Aquí podéis escucharle en su interpretación de Recondita armonia, de la grabación histórica que hizo del personaje de Mario Cavaradossi, de Tosca de Puccini, en el año 1953 en la Scala. Descanse en paz.



CAVARADOSSI
(al Sagrestano)
Dammi i colori!

(Il Sagrestano eseguisce. Cavaradossi
dipinge con rapidità e si sofferma spesso
a riguardare il proprio lavoro: il
Sagrestano va e viene, portando
una catinella entro la quale continua
a lavare i pennelli. A un tratto Cavaradossi
si ristà di dipingere; leva di tasca un
medaglione contenente una miniatura
e gli occhi suoi vanno dal medaglione al
quadro).

Recondita armonia
di bellezze diverse!...
È bruna Floria,
l'ardente amante mia...

SAGRESTANO
(a mezza voce, come brontolando)
Scherza coi fanti
e lascia stare i santi!

(s'allontana per prendere l'acqua
onde pulire i pennelli)

CAVARADOSSI
E te, beltade ignota,
cinta di chiome bionde!
Tu azzurro hai l'occhio,
Tosca ha l'occhio nero!

SAGRESTANO
(ritornando dal fondo e sempre
scandalizzato:)
Scherza coi fanti
e lascia stare i santi!

(riprende a lavare i pennelli)

CAVARADOSSI
L'arte nel suo mistero
le diverse bellezze insiem confonde;
ma nel ritrar costei
il mio solo pensiero,
il mio solo pensiero,
Tosca, sei tu!





CAVARADOSSI
(Al sacristán)
¡Dame los colores!

(El sacristán lo sigue. Cavaradossi
pinta con rapidez y, a menudo, se
detiene a remirar el propio trabajo;
el sacristán, va y viene, llevando una
palangana dentro de la cual sigue
lavando las pinceles. De repente,
Cavaradossi deja de pintar, se saca
del bolsillo un medallón que contiene
una miniatura y, sus ojos, empiezan a
ir del medallón, al cuadro)

¡Recóndita armonía
en bellezas diversas!
Es morena Flora,
la ardiente amante mía...

EL SACRISTÁN
(A media voz, refunfuñando)
¡Ríete con el diablo
y deja en paz a los santos...!

(Se aleja para coger agua
con el fin de limpiar los pinceles)

CAVARADOSSI
Y tú, beldad ignota,
coronada por rubios cabellos...
¡Tú, con tus ojos azules
y, Tosca, de ojos negros!

EL SACRISTÁN
(Volviendo del fondo y siempre
escandalizado)
¡Ríete con el diablo
y deja en paz a los santos...!

(Continúa lavando los pinceles)

CAVARADOSSI
El arte, en su misterio,
las diversas bellezas,
mezcla y confunde
mas, en el retrato de ella,
mi único pensamiento, eres tú,
¡Tosca: eres tú!

3 comentarios:

acordeprometeo dijo...

Qué versión...entre mis favoritas. Lo tiene todo, de sombrero. Di Stefano creo que fue y es el modelo de tenor a seguir por muchas generaciones. Limpio, claro, con fuerza...y un timbre calidísimo.

Ha sido toda una pérdida. El mundo de la ópera está sin duda de luto hace ya 3 días.

Un abrazo.

Paulo dijo...

Fiquei destroçado, Marian. Mais uma perda enorme.

Marian dijo...

Por lo menos nos quedan sus grabaciones... tengo entendido que sus últimos años, a partir de la paliza que le dieron en Kenya, no fueron muy buenos, pobrecillo.