04 marzo 2008

Cantando bajo la lluvia, de Stanley Donen y Gene Kelly



Singing in the rain, (Cantando bajo la lluvia), de Stanley Donen y Gene Kelly debe ser, con diferencia, la película que más veces he visto. Además, no soy capaz de recordar cuándo fue la primera vez que la vi... es como si hubiera nacido con ella. A pesar de la reiteración, todavía sigue sin cansarme, es más, sigue siendo una de mis películas favoritas. Me gusta todo por igual, y aunque uno de los números finales (Melodía de Broadway) lo encuentro un tanto largo y postizo en comparación con lo magníficamente insertados que están los demás es tanta la calidad del baile y la belleza visual de la coreografía que se puede perdonar su inclusión. El resto de los números, simplemente, me encantan. Creo que no hay nada comparable a ese Singing in the rain en toda la historia del cine...



Hace un par de cursos elaboré estas actividades para realizar en clase. Aprovechando la estupenda y sencillísima (quien no tiene una web es porque no quiere) herramienta que nos proporciona Google page creator les he quitado un poco el polvo y las pongo por aquí por si os son de utilidad. Cuando las he hecho en clase me han dado buenos resultados, y a mis alumnos por lo general les gusta mucho la película, cosa no del todo previsible teniendo en cuenta que es "muy vieja."

4 comentarios:

Eduardo Larequi dijo...

Efectivamente, es una película adorable, el mejor remedio posible para cuando se tiene el día mustio. A todos los méritos que señalas, yo añadiría dos más: el extraordinario número musical ("Make Them Laugh") de ese hombre de goma que es Donald O'Connor y la intervención en la película de la bellísima Cyd Charisse, en una secuencia de lo más sugerente, con un vestido verde de cocotte parisina, que quita el hipo.

Marian dijo...

Claro que sí: pero sin doblar a Donald O'Connor (en la versión doblada al español han respetado todos los números musicales excepto ese ¡!). Sí que está guapa Cyd Charisse... vaya piernas kilométricas. Y con ese velo blanco agitado por el viento (como el de Maureen O'Hara en Qué verde era mi valle)... qué hermosura. Y sin dejar de subrayar, ya puestos, Good Morning, con su caída de sofá: parece que caen a cámara lenta, qué cosa más elegante, divertida, optimista... bueno, que se nota que nos gusta la peli. Un saludo, Eduardo.

Antonio dijo...

"Make them laugh": qué metáfora sobre el papel de los profesores en los nuevos sistemas educativos (o enlos nuevos sistemas de valores en la sociedad).

Por cierto, Debbie Reynolds y Eddie Fisher son los padres de Carrie Fisher (la princesa Leia de "Star Wars", la de las ensaimadas en el pelo). El padre regaló a la Raynolds una famosa cornamenta al mantener un sonado affair con la Elizabeth Taylor. Por su parte, la Fisher estuvo casada con mi cantautor favorito, Paul Simon. Basándose en la tormentosa relación con su esposo, con su madre y en sus devaneos con las drogas y el alcohol, Carrie escribió "Postales desde el filo", best seller que se transformó en una buena película gracias al director Mike Nichols (amigo de Paul Simon desde que éste pusiera música a "El graduado" -"Where are you going, Mrs Robinson, Jesus loves you more than you will know, wow, wow, woww..."). Debbie quiso interpretarse a sí misma, pero finalmente fue Shirley McLane quien se hizo con el papel; la Carrie es interpretada por Meryl Streep.

¡Desde que ha desaparecido "el tomate" es que vivo sin vivir en mi!

Marian dijo...

Ostras, Antonio, qué aluvión de datos. Pero no me creo todo lo que dices: mira que no me das tú perfil tomatero... El otro día estuve viendo otra en la que Carrie Fisher hace un papel secundario muy digno; es otra de mis pelis favoritas, de las que me dejan con sonrisa de oreja a oreja antes de dormir, When Harry met Sally, con Meg Ryan y Harry Burns... ¡ay, qué bonitaaaaa!