01 abril 2008

Historia de la música para niños


Mi querida amiga Silvia le ha regalado un libro precioso a mi hijo, Historia de la música para niños, de Monika y Hans-Günter Heumann, publicado por la editorial Siruela. Es para niños, y para no tan niños... aunque tiene bonitas ilustraciones y está organizado alrededor de un ameno relato, está escrito con rigor y seriedad, y es muy completo. Es un estupendo modo de acercarse a la historia de nuestra música al alcance de todo el mundo. Además de las estupendas ilustraciones de Andreas Schürmann tiene una extensa selección de imágenes, y está salpicado de anécdotas de compositores, cuadros explicativos, preguntas de tipo test para comprobar lo aprendido... una verdadera delicia, no sólo para niños.

Os pongo aquí una anécdota que me ha gustado mucho, de Debussy:


Claude Debussy trabajaba muy lentamente, de modo que cada obra le exigía mucho tiempo. Cuando, en una ocasión, la Metropolitan Opera de Nueva York le encargó una ópera, preguntó el tiempo del que podría disponer. La respuesta fue: "Hasta la inauguración de la temporada, tres meses". Debussy se quedó horrorizado. "¿Sólo tres meses? ¡Ése es el tiempo que necesito para decidirme entre dos acordes!"


Y, para agradecerle a Silvia su regalo, un pedacito de una ópera de Debussy, Pelleas et Melisande... lo que no sé es cuánto tiempo tardó en escribirla...

9 comentarios:

acordeprometeo dijo...

Le tengo echado el ojo a este libro hace unos meses, pero siempre opté por otras opciones. Así que confiando en tu sabiduría y en tu buen gusto ya sé cual será el siguiente libro que compraré.

Pelleas et Mélisande es una obra maestra. No estoy seguro del dato así de pronto, tendría que mirarlo, pero creo recordar que halló la poesía de Maeterlinck en 1893 o 94, completó la partitura en el 85, pero al no sentirse satisfecho con ésta volvió a escribirla. Terminó esta última versión en 1901, aunque se estreno al año siguiente en 1902.

No sé si estarán bien las fechas. Lo que estoy seguro es que la reescribió y la acabó en 1901, un año antes de su estreno.

Se agradece si alguien lo sabe con exactitud.

Un abrazo

Marian dijo...

Aquí hay unas pocas fechas (de Jean Roy, en la Enciclopedia Salvat de los Grandes Compositores): asistió a una representación de Pelléas el 17 de mayo de 1893, recibió la autorización de Maeterlinck para componer la obra el 8 de agosto y el 6 de septiembre anunció que había terminado la última escena del acto cuarto. La primera versión quedó terminada en agosto del 95 (entre tanto escribió el Preludio a la siesta de un fauno, pero se dedicó exclusivamente a la ópera durante estos dos años). Pero no tenía esperanza de verla representada, así que se dedicó a otras obras hasta que su obra fue aceptada en la Opera Comique en 1901, con lo que la retomó, terminó la orquestación y escribió interludios, retocó algunas escenas y en marzo de 1902 empezaron los ensayos. Se estrenó en abril, y tuvo grandes defensores y, cómo no, grandes detractores (entre ellos el propio Maeterlinck, que quería el papel de Melisande para su amante, Georgette Leblanc)... llegó a decir que deseaba su fracaso... Así que se ve que no era muy rápido trabajando, aunque lo de los tres meses para un acorde es un pelín exagerado.

En cualquier caso, los acordes de Debussy son bocados exquisitos, una fuente de placer inagotable, por lo tanto bien se le puede agradecer que les dedicara tanto tiempo.

Un abrazo.

acordeprometeo dijo...

Muchas gracias por la información. No iba muy desorientado, pero te agradezco la puntualización. Estoy seguro que ya no se me olvida.

"Pelleas et Mélisande" es un buen manjar, es un amante de la "sensibilité". Hablando de bocados y exquisitez tiene una anécdota muy curiosa. Cuando era pequeño ya poseía ese gusto aristócrata y un poco dandy. En la pastelería sus amigos se atiborraban con las golosinas más baratas, el máximo que podían obtener por unos pocos céntimos. Debussy elegía un minúsculo emparedado o un delicado pastelillo por el mismo precio. Todo se traduce en la música...

Besos

Paulo dijo...

E quanto prazer nos dão esses acordes que lhe ocupavam tanto tempo.
Três meses chegariam para Rossini e ainda lhe sobraria tempo para cozinhar uns tornedós.

Saludos.

Marian dijo...

Me encanta comparar la música con la comida, así que me han parecido muy oportunas vuestras observaciones, y muy elocuentes. El público de Rossini, así, es mucho más numeroso que el debussyano... aunque culinariamente probablemente fuera más experto Rossini; no sé qué tal cocinaría Debussy los canelones :P

acordeprometeo dijo...

Los canelones no sé si serían del gusto de Debussy, lo que le chiflaba y lo consideraba como su manjar era el caviar. Era un notable consumidor de éste.

Como curiosidad te cuento que existe una obra muy culinaria para el clarinete. Se trata de los "2 Piezas de Concierto para 2 clarinetes y piano" de Mendelssohn. La anécdota fue la siguiente. Mendelssohn era muy amigo de un clarinetista y su hijo, también clarinetista(no recuerdo el nombre ahora). Los invito un día a cenar a su casa. Mendelssohn, sabiendo de la buena mano que poseía para la cocina el clarinetista padre formuló una apuesta a éste. La apuesta consistía en que en el tiempo que el clarinetista y su hijo preparaban una suculenta cena, Mendelssohn compondría unas piezas musicales. Luego probarían que fue más satisfactorio. Así ocurrió. Cenaron y luego tocaron los conciertos para los 2 clarinetes acompañados al piano de Mendelssohn.

Yo me apunto a estas experiencias...

Un abrazo

eL MAQUINISTA... Jesús Galera Peral dijo...

Otra vez gracias por la recomendación. Ya sé que libro regalarle a mi hija mayor. Un saludo, Jesús.

Marian dijo...

A ver si le gusta, que muchas veces a los mayores nos atraen cosas para niños que a ellos no les llaman la atención lo más mínimo...

José Manuel, es una anécdota muy jugosa pero... ¿quién ganó la apuesta? Lo malo que tiene la cocina es que después de mucha dedicación sólo queda el recuerdo; igual que la interpretación musical (antes de la grabación). La escritura es lo que nos permite seguir degustando esa obra para dos clarinetes de Mendelssohn, dos hurras por Guido.

Carmen dijo...

Siguiendo tu recomendación conseguí el libro.
Es estupendo!!!!
Lo estoy utilizando en clase para el plan de lectura de mi IES

Muchas gracias!!!

conoces más títulos de libros de lectura para los alumnos de primer ciclo de ESO????

aprendo mucho contigo y tu blog :-)