30 mayo 2008

¿Conoces Albacete?

Como sé que muchos no habéis venido por aquí, y no es la mía de las ciudades más conocidas de España, os invito a dar un paseo por el centro de Albacete en dos momentos diferentes de su historia: los años cuarenta y la actualidad. Como siempre, con música... en esta ocasión la pone nuestro compositor más internacional, Tomás de Torrejón y Velasco (nacido en Villarrobledo en 1644) que tiene en su haber ser el autor de la primera ópera compuesta y representada en América, La púrpura de la rosa, gracias a la cual se convirtió en el más famoso compositor del nuevo mundo. No sé quién es el autor de la presentación (me la ha enviado Vicente Simón: ¡gracias!), pero desde aquí le agradezco su interesante montaje.



CORO

Corred, corred, cristales;
plantas, vivid, vivid;
aves, cantad, cantad;
flores, lucid, lucid;
pues que vuelve Venus,
hermosa y gentil,
trayendo despojos
del amore tras sí,
porque nadie puede
exento decir
que el vivir no amando
se llama vivir.
Corred, vivid, cantad, lucid.


VENUS

¿Que aún no te vuelves?


ADONIS

No.


VENUS

¿Y a entrar te atreves?


ADONIS

Sí.


VENUS

Entra, pues; y vosotras
alegres proseguid.


CORO

Corred, corred, cristales...


La música es Corred, corred cristales, de La púrpura de la rosa, de Tomás de Torrejón y Velasco. Tanto la música como el texto proceden de la Norton Anthology of Western Music.

2 comentarios:

acordeprometeo dijo...

Conocía la anécdota de que la primera ópera que se escuchó en América era de un español, pero no sabía que obra era ni quién era el compositor.

Todavía no conozco Albacete ciudad. He estado en varios pueblos de la provincia de paso, pero en la ciudad no. A ver cuando me pillo unos días y me paso con tranquilidad.

Gracias por el documento.

Besos

Marian dijo...

El conservatorio de Albacete lleva el nombre de este compositor, aunque creo que estuvo poco tiempo por nuestra tierra. La púrpura de la rosa es la primera ópera americana, con texto de Calderón de la Barca; se estrenó en Perú, ya que viajó a Lima con el Conde de Lemos, cuando fue nombrado Virrey de Perú. Allí consiguió ser Maestro de Capilla de la Catedral de Lima, un cargo muy importante en la música del continente americano por aquellas fechas. No hay mucha música suya grabada, que yo sepa, pero la Púrpura de la rosa sí que conoce alguna versión.

Y ya sabes: ni se te ocurra venir por aquí sin avisar. Un beso.